PREMIOS PRIMAVERA 2022

Las descalificaciones personales e insultos de tinte machista que sufrió la ministra española de Igualdad, Irene Montero, por parte de una diputada ultradechista en el Parlamento, han recibido una dura condena, tanto por parte de los partidos de izquierda como de numerosos medios de comunicación.

La diputada de Vox Carla Toscano, mientras intervenía en el Congreso en el debate de los Presupuestos, afirmó ayer que el «único mérito» que tenía la ministra era haber estudiado «en profundidad a Pablo Iglesias», fundador del partido izquierdista Podemos y pareja de Montero.

Esta frase, que cuestionaba la valía de la ministra de Igualdad atacando su vida personal, fue el culmen de una dura intervención, en la que la diputada ultraderechista llegó a definir a Montero como «libertadora de violadores».

Esta frase viene a propósito de la polémica política y jurídica que se está viviendo en las últimas semanas en España, tras la aplicación de la llamada «ley del solo sí es sí», proyecto estrella del Ministerio de Igualdad, que califica como agresión a todo comportamiento sexual que no cuente con el consentimiento expreso de la mujer.

Te puede interesar

Trump critica al Supremo de EEUU tras rechazar su apelación para evitar entregar sus declaraciones fiscales

Sin embargo, la aplicación de esta ley, destinada a proteger a las mujeres de la violencia machista, ha traído como consecuencia la puesta en libertad de algunos condenados, al aplicarles los jueces la nueva escala de penas, lo que le ha valido duras críticas a la ministra que, como respuesta, acusó de «machistas» a los jueces.

En medio de esta polémica, y tras días de duras descalificaciones contra Montero, tanto por parte de Vox como del conservador Partido Popular (PP), la tensión llegó al máximo ayer en el Congreso, con las palabras de Toscano.

Como respuesta, hubo una fuerte bronca política en la Cámara, con el apoyo a la ministra de todos los grupos de izquierda, con gritos de «no todo vale» frente a los aplausos de Vox y el silencio del PP.

En una breve y emocionada respuesta, Montero calificó lo sucedido como «violencia política que se está ejerciendo en este momento en la sede de la soberanía popular» y pidió que se mantuvieran las palabras de la diputada de Vox en el diario de sesiones, para que quede registrado de cara al futuro.

Una de los primeros mensajes de solidaridad que recibió Montero fue el del presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, que en su cuenta de Twitter escribió: «Estamos juntos contra la violencia machista. Negarla es una forma de ejercerla».

En vista de las numerosas condenas a las palabras de la diputada de Vox y de solidaridad hacia la ministra de Igualdad, también la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, afirmó que «el respeto es imprescindible».

Montero también recibió apoyos del exterior, como los mensajes del presidente de Argentina, Alberto Fernández, que escribió: «La violencia política y machista contra las mujeres es intolerable», o el del presidente chileno, Gabriel Boric, que expresó su «apoyo» a la ministra española, a quien calificó de «compañera incansable en la lucha por mayor justicia e igualdad«.

Irene Montero, una activa feminista, que llegó al ministerio con tan solo 31 años y siendo pareja de Pablo Iglesias, ha sido blanco de fuertes críticas desde la derecha política y los medios de comunicación más conservadores, que han utilizado su vida personal para descalificarla. 

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Comments

No hay comentarios que mostrar.