PREMIOS PRIMAVERA 2022

Perdonar a los pavos en Acción de Gracias en la Casa Blanca se remonta al mandato del presidente Abraham Lincoln en 1863.

Según historiadores, la tradición llega cuando Tad, hijo de Lincoln, le pidió no comer el pavo recibido.

La primera presentación oficial del pavo tuvo lugar en 1947 bajo el presidente Harry S. Truman (1945-1953) y durante 75 años los presidentes han continuado la tradición. 

En la era moderna, bajo los mandatos John F. Kennedy (1960-1963), Richard Nixon (1969-1974) y Ronald Reagan (1981-1989), “el perdón del pavo” se realizó de manera irregular, pues algunas veces el pavo terminaba sobre la mesa de la Casa Blanca.

Pero fue durante la administración del presidente George H. W. Bush, en 1989, cuando la ceremonia adquirió la relevancia que hoy en día tiene.

Desde entonces, por lo menos uno de lo pavos llevados al presidente logra tener una larga y apacible vida en una granja o en un zoológico. 

Otros que han seguido la tradición son los expresidentes Donald Trump y Barack Obama, así como el actual mandatario Joe Biden.

Este año, por segunda vez, Biden participó en el tradicional indulto a unos pavos que iban a ser sacrificados para la cena del Día de Acción de Gracias.

Los pavos, llamados “Chocolate” y “Chip” y cada uno de un peso cercano a los 23 kilos (50 libras) fueron llevados a Washington el sábado procedente de Carolina del Norte y pernoctaron en el Hotel Willard, cerca de la Casa Blanca, antes de la ceremonia del lunes.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Comments

No hay comentarios que mostrar.