PREMIOS PRIMAVERA 2022

El plan más grande del mundo de demolición de represas y restauración de un río podría volverse realidad el jueves cuando reguladores estadounidenses voten sobre un plan para retirar cuatro estructuras hidroeléctricas avejentadas y reabrir cientos de kilómetros (millas) de un río en California al salmón, una especie en peligro.

La votación de la Comisión Federal Reguladora de Energía sobre el curso inferior del río Klamath es el último gran obstáculo regulatorio y el mayor hito para un proyecto de demolición con costo de 500 millones de dólares, promovido desde hace años por tribus nativas y ambientalistas.

La aprobación de la solicitud de anulación de la licencia para operar las represas es la base del plan de restauración del salmón más ambicioso de la historia. Si se lo aprueba, las partes que supervisan el proyecto aceptarán la transferencia de licencias y podrían iniciar la demolición de las represas a mediados del año próximo. Esto beneficiaría a unos 480 kilómetros (300 millas) de hábitat del salmón en el río Klamath y sus afluentes, dijo Amy Souers Kober, vocera de American Rivers (ríos estadounidenses), una organización que monitorea la eliminación de represas y aboga por la restauración de los ríos.

Te puede interesar

California rechaza impuesto a ricos para autos eléctricos

“Este es un hito increíblemente importante”, dijo. “Este proyecto tiene lecciones importantes para el movimiento de conservación de los ríos, y la lección más importante es que lo lideraron las tribus. Gracias a las tribus, se eliminarán los diques y se restaurará el río”.

Esta votación se realiza en un momento crucial, cuando el cambio climático provocado por el ser humano golpea al oeste de Estados Unidos con sequías prolongadas, dijo Tom Kiernan, presidente de American Rivers. Dijo que permitir el flujo natural del segundo río más caudaloso de California, y la función normal de sus terrenos inundables y humedales mitigaría esos impactos.

“La mejor manera de manejar las inundaciones y sequías crecientes es sanear el sistema fluvial y permitir que funcione”, añadió.

“En lugar de embalses, donde buena parte del agua se evapora, es mejor permitir que el río fluya y que sus terrenos inundables y humedales filtren el agua y la lleven al deposito subterráneo, donde no se evapora”.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Comments

No hay comentarios que mostrar.
Generated by Feedzy