PREMIOS PRIMAVERA 2022

El estado de Texas, en el sur de Estados Unidos, planea ejecutar el miércoles a un hombre condenado a muerte por el asesinato de su propia madre.

Tracy Beatty, de 61 años, recibirá una inyección letal en la penitenciaría de la ciudad de Huntsville, a menos que la justicia le conceda un respiro en el último momento.

Había sido condenado a muerte en 2004 por estrangular a su madre, de 62 años, un año antes.

Recién salido de prisión tras cumplir condenas por robo y violencia, se había alojado en la casa de su progenitora, a pesar de tener una «relación conflictiva«, según establecen documentos judiciales.

Te puede interesar

Cadena perpetua para hombre que mató a seis miembros de su familia en EEUU

Tiroteo de Parkland: Nikolas Cruz es condenado a cadena perpetua

Cuando ella le pidió que se fuera, la golpeó, la estranguló, y luego enterró su cuerpo.

A medida que se acercaba la fecha fijada para su ejecución, sus abogados interpusieron recursos finales para intentar salvarlo, alegando que padece una discapacidad mental.

La Corte Suprema de Estados Unidos ha declarado inconstitucional ejecutar a convictos que no pueden entender su sentencia.

El mes pasado, dos médicos se encontraron con el condenado pero señalaron que no pudieron realizar un peritaje concluyente, porque las autoridades penitenciarias se negaron a quitarle las esposas.

Si la justicia no actúa a su favor, Beatty será el decimotercer condenado a muerte ejecutado desde principios de año en Estados Unidos y el cuarto en Texas.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Comments

No hay comentarios que mostrar.