PREMIOS PRIMAVERA 2022

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, afirmó este jueves en Kiev que la Unión Europea apoyará «el tiempo que sea necesario» a Ucrania, que recibirá también un nuevo paquete de ayuda militar estadounidense para reforzar su contraofensiva contra Rusia.

Esta operación relámpago permitió a las tropas ucranianas recuperar gran parte de la región de Járkov (noreste), en una de cuyas ciudades se halló una «fosa común», según anunció el presidente Volodimir Zelenski.

«Nunca podremos igualar el sacrificio que están haciendo los ucranianos», pero «lo que sí podemos decir es que tendrán a su lado a sus amigos europeos durante el tiempo que sea necesario», dijo la jefa de la UE en una rueda de prensa conjunta con Zelenski.

Su tercer viaje a Ucrania desde el inicio de la invasión en febrero coincidió con una reunión en Uzbekistán entre Vladimir Putin y su cada vez más cercano aliado, el líder chino Xi Jinping, donde el presidente ruso elogió la postura «equilibrada» de Pekín respecto a la guerra. 

De su parte, Zelenski pidió a Von der Leyen que su país pueda pueda incorporarse al mercado único europeo incluso antes de adherirse plenamente a la UE y solicitó cooperación energética con el bloque.

Posteriormente, en su discurso vespertino diario, el dirigente ucraniano anunció el hallazgo de una «fosa común» en la recuperada ciudad de Izium, donde durante una visita el miércoles había prometido una «victoria» general para su país.

«Queremos que el mundo sepa lo que provoca la ocupación rusa», dijo sin más detalles.

Un responsable de la policía regional, Sergui Botvinov, indicó a Sky News que se trata de una fosa con unas 440 tumbas. Algunos difuntos fueron muertos por bala, otros murieron en bombardeos, agregó.

Nuevos envíos de armas 

En su visita, Von der Leyen aseguró que quiere ver a Putin ante la Corte Penal Internacional. «Putin debe perder esta guerra debe enfrentar sus acciones. Eso es importante para mi», afirmó.

Desde el inicio del conflicto, la Unión Europea ha respaldado firmemente a Kiev, imponiendo duras sanciones a Moscú y otorgando en junio a Ucrania y también a Moldavia el estatuto de candidato a la adhesión.

Antes de su viaje, la dirigente europea explicó que sus discusiones con los líderes ucranianos versarían «sobre la forma de seguir acercando nuestras economías y nuestros pueblos».

También advirtió que las sanciones impuestas contra Rusia «vinieron para quedarse» y que no es momento de «apaciguamiento».

El Kremlin respondió a ellas reduciendo o deteniendo por completo el suministro de gas hacia los países europeos, que buscaron fuentes alternativas y prepararon planes para reducir el consumo antes del invierno.

El respaldo occidental a Kiev también se tradujo en suministro de armamento que ha desempeñado un papel crucial en el contraataque lanzado tanto en el noreste como en el sur de Ucrania.

La Casa Blanca aprobó el jueves un nuevo paquete de 600 millones de dólares en ayuda militar, elevando hasta más de 15.000 el total aportado hasta ahora.

También Alemania prometió nuevos vehículos armados y sistemas de lanzacohetes, aunque no los tanques de guerra que reclama Kiev.

Preguntado por esta asistencia en su viaje de vuelta desde Kazajistán, el papa Francisco consideró que armar a Ucrania podía ser «moral» bajo ciertas condiciones, pero destacó la necesidad de «dialogar» con «todos».

Xi y Putin estrechan lazos

Además de la exitosa campaña en Járkov, las fuerzas ucranianas registran lentas pero constantes ganancias en la región meridional de Jersón, a orillas del mar Negro, pero la situación «sigue siendo extremadamente difícil», dijo la presidencia.

Con sus tropas replegadas hacia la cuenca oriental del Donbás, Rusia lanzó el jueves ataques de alta precisión en las zonas perdidas en Járkov, dijo su ministerio de Defensa.

Las autoridades ucranianas también reportaron ataques el jueves cerca de la ciudad natal de Zelenski, Krivói Rog, donde decenas de casas quedaron inundadas por un bombardeo en la víspera contra una presa.

En otra disputa vinculada a la guerra, el Organismo Internacional de la Energía Atómica pidió a Rusia que retire sus tropas de la central nuclear de Zaporiyia, blanco reciente de bombardeos que provocaron una misión de inspección de esta agencia de la ONU.

Aislado por Occidente y recurrentemente criticado por la ONU, Putin criticó desde Uzbekistán los intentos de crear un «mundo unipolar» y elogió la postura de China en el conflicto. 

«Apreciamos mucho la posición equilibrada de nuestros amigos chinos en lo que concierne a la crisis ucraniana», dijo Putin a Xi.

El presidente chino respondió que Pekín está dispuesto a trabajar con Moscú para apoyar los «intereses fundamentales» de cada uno.

Pekín no ha apoyado ni criticado la invasión rusa, mientras que expresa repetidamente su apoyo a Moscú frente a las sanciones occidentales.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Latest Comments

No hay comentarios que mostrar.
Generated by Feedzy