Masetti y el periodismo como búsqueda de la justicia

junio 1, 2022 0 Por admin

En la capital argentina, el también periodista y Licenciado en Historia recuerda a su abuelo, el Comandante Segundo y fundador de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina, quien cumpliría hoy 93 años.

Jorge Ricardo Masetti nació en 1929 en la ciudad de Avellaneda, en la provincia de Buenos Aires, y murió en Salta en 1964, no sin antes dejar una profunda huella en la historia de este país, Cuba y Latinoamérica.

En diálogo con Prensa Latina, Santiago cuenta sus primeros acercamientos a la figura del abuelo que no conoció físicamente.

En mi familia, lo político siempre estuvo muy presente. Oír conversaciones sobre la realidad social, literatura y periodismo, era algo habitual. Los primeros comentarios que escuché sobre mi abuelo se referían a él como un luchador, un revolucionario que había desaparecido en manos de la represión, afirma.

Decían que él se sacrificó para que todos los niños tuviésemos qué comer en un país más justo y feliz. Indudablemente, eso fue creando en mí una imagen suya. Con el paso del tiempo, los relatos fueron cada más significativos, más explicativos sobre el porqué de su vida, añade.

Señala que fue entonces cuando comenzó a pedir detalles, anécdotas concretas, datos sobre su obra y su dimensión como militante revolucionario.

Así supe que fue periodista, cantante de tangos, amante del fútbol, hincha y exarquero en las juveniles de Racing, un club formado en una barriada que por aquel entonces era de obreros del sector fabril y organizaciones sindicales, indicó.

No obstante, precisó que el acercamiento con su abuelo, en lo que respecta a la política, al guevarismo, la Revolución cubana y la profesión, se desarrolla como influencia determinante cuando comenzó la escuela secundaria y su militancia estudiantil, a mediados de los años 90 del siglo pasado.

En esos momentos de oscurantismo neoliberal en Argentina y en buena parte de la región, empiezo a leer e interesarme por la historia de América Latina, sus rebeliones y conflictos. Me encontré con Ernesto Guevara (1928-1967), Fidel Castro (1926-2016) y con Cuba. Todo ello me marcó a fuego, hizo lo que soy e impulsó mi pasión por el periodismo, afirmó.

Para Santiago, la lectura de Los que luchan y los que lloran y conocer sobre la labor de Jorge Ricardo Masetti en la nación caribeña constituyeron momentos fundamentales que lo marcaron para siempre.

En 1958, su abuelo se convirtió en el primer argentino en llegar a la Sierra Maestra y entrevistar al Che y a Fidel como enviado especial de Radio El Mundo. Desde ese entonces, su vida quedó vinculada a Cuba y un año más tarde, tras el triunfo de los rebeldes, convocó a Rodolfo Walsh (1927-1977) para crear, junto a Guevara, una agencia de noticias al servicio de la verdad, de la cual sería su primer director.

Así, el 16 de junio de 1959, nació Prensa Latina, un proyecto comunicacional de alcance internacional con una visión alternativa de la realidad de la región.

Lo que más me llama la atención de mi abuelo -comenta Santiago- es que se convirtió, de alguna manera, en un actor de importancia en la política latinoamericana del siglo XX y se integró a la Revolución cubana.

Además, fundó junto al Che y Fidel una agencia de noticias, parteaguas en la historia del periodismo regional, y formó parte de un proyecto político en Argentina y en el continente al dirigir el Ejército Guerrillero del Pueblo en Salta, afirma.

Para él, las enseñanzas de Masetti como periodista se resumen en el concepto formulado en la inauguración de Prensa Latina: “Nosotros somos objetivos, pero no imparciales. Consideramos que es una cobardía ser imparciales entre el bien y el mal”.

Ese enunciado es el que trato de mantener en mi vida profesional y como militante, aseveró.

Prensa Latina es de alguna manera mi gran maestra porque me enseñó a pensar y narrar al propio país, a nuestra región y al mundo en claves latinoamericanas, con todo lo que ello implica, aseguró.

Según Santiago, no es posible la práctica del periodismo así entendido fuera de un proyecto revolucionario.

La agencia que pensó y puso en marcha mi abuelo y la Prensa Latina de hoy solo se explican por la presencia de Fidel, del Che y de la Revolución en general, indicó.

En estos tiempos en los que el algoritmo, las llamadas fake news (noticias falsas), la inteligencia artificial y la big data nos obligan a repensarnos como periodistas, es cuando más se impone la necesidad convocante de aquella audacia y originalidad, sentenció.